1 .¿Es necesario tener un buen físico para iniciarse en un gimnasio?

Hay que personalizar y adaptar el entrenamiento a cada persona teniendo en cuenta sus características físicas y su objetivo. El no tener un buen estado físico inicial no es un requisito indispensable para comenzar a entrenar. Pero eso sí, el entrenamiento siempre tiene que ser progresivo. 

  1. Quemamos grasas a los 30 minutos de entrenar.

¡Falso! El único tipo de ejercicio durante el cual el cuerpo prácticamente no quema grasa es en el anaeróbico intenso, por ejemplo, cuando esprintas. En cualquier otra situación, quemas grasas desde el primer minuto. En el ejercicio aeróbico, el organismo utiliza como combustible tanto los hidratos de carbono como las grasas. Al inicio del entrenamiento, el cuerpo se abastece principalmente de los hidratos de carbono almacenados.El metabolismo alcanza su máxima estimulación cuando te encuentras entre el 65 y el 75% de tu capacidad cardiaca máxima (para calcularla, réstale tu edad a 220). También sabrás que te hallas en el punto óptimo si eres capaz de mantener una conversación mientras te ejercitas. A este ritmo, tu cuerpo estará quemando grasas desde el principio. Eso sí, a medida que termines con las reservas de glucógeno el porcentaje de grasas irá creciendo, Por otro lado, cuanto mejor sea tu estado de forma, mejor oxigenación y, por tanto, mayor porcentaje de grasas invertirás. Así que entramos en un círculo vicioso: cuanto más entrenes, más grasas quemarás; y cuanto más grasas quemes, más aguantarás entrenando. En resumen, el entrenamiento destinado a quemar grasas exige invertir el 80% del tiempo en ejercicios aeróbicos y el 20% restante en anaeróbicos.

  1. Donde crece el músculo, desaparece la grasa.

¡Ya nos gustaría! Sólo dispones de un único metabolismo, así que no puede quemar grasa sólo de un sitio determinado. Por tanto, la grasa desaparece por igual de todas las partes del cuerpo, y se nota más en la piel más fina, por ejemplo, en la cara.

  1. Si sudas, pierdes peso.

Grave error. Sudar no tiene nada que ver con quemar grasa. “Con el sudor, lo único que pierdes es agua y nutrientes”, aclara el especialista. Por eso, es muy importante compensar la pérdida de líquidos lo antes posible para no desfallecer. Por ejemplo, un hombre de 80 kilos de peso pierde unos 800 mililitros de sudor durante media hora de ejercicio intenso. Si quieres conocer tu pérdida de líquidos, pésate antes y después del entrenamiento: cada gramo perdido corresponde a un mililitro de líquidos corporales evaporados.

  1. ¿Los alimentos integrales adelgazan?

Las harinas y cereales integrales tienen prácticamente las mismas calorías que los productos refinados, sin embargo, son más sanos los integrales por su alto contenido en fibra y minerales. No adelgazan, sino que, al contener más fibra, regulamos la función intestinal y eliminamos más toxinas. Además, al ser saciante, evitamos comer más cantidad.

  1. ¿Las “dietas milagro” funcionan?

El perder 15 kg en 2 meses nunca será bueno. Las famosas dietas milagro producen desequilibrios alimenticios, desórdenes metabólicos e incluso efectos psicológicos negativos, entre otras cosa; y siempre tienen efecto rebote. Cuando termina la época de poca ingesta de alimentos, nuestro cuerpo tiende a ingerir más de lo que necesita.

  1. ¿Cuánto más proteínas tome, más fuerte me pondré?

Existen en el mercado suplementos de proteínas que prometen aumentar la masa muscular. Están generando una falsa esperanza en el consumidor porque, aunque las proteínas ingeridas posibilitan el correcto anabolismo de los aminoácidos, por sí solas no aumentan la masa muscular. El entrenamiento deportivo es la base de la musculación y las proteínas necesarias para el proceso pueden perfectamente ser ingeridas con una dieta equilibrada por la mayoría de los individuos. No obstante, estos suplementos pueden resultar útiles para ciertos deportistas, pero siempre tomados con moderación, porque un exceso de proteínas es perjudicial para el organismo (sobrecarga el hígado y los riñones).

  1. ¿Pierdes peso y lo recuperas rápidamente?

Existen varios motivos, pero por lo general, la gente se somete a dietas para una boda, el verano, etc. Esto quiere decir que mucha gente come “bien” en casos puntuales. Entonces cuando se abandona la dieta se sube tan rápidamente como se baja.

Lo importante es tener un hábito alimenticio duradero con un plan dietético fiable e hipocalórico.

  1. ¿Dejar de comer adelgaza?

Muchas personas creen que estoy es cierto pero la realidad es que si eliminas una de las comidas del día, el organismo lo representará como una situación de hambre o escasez de comida y se prepara guardando reservas de grasa por lo que esto puede haceros engordar produciendo así el efecto contrario al que deseáis. Lo suyo sería hacer cinco comidas ligeras al día.