DEBIDO AL CALOR DEL VERANO UNA ALIMENTACIÓN SANA Y EQUILIBRADA CONSEGUIRÁ NUESTRO BIENESTAR

Si has seguido una dieta para perder peso ó simplemente quieres mantenerlo de forma saludable en verano, estas pautas te interesan, ya que es una época del año en la que podemos cometer algún error que nos lleve a coger ó recuperar los temidos “kilos”.

El verano es una buena época también para nutrirnos, es importante llevar una alimentación sana y equilibrada, rica en frutas y verduras de temporada, además al hacer tanta calor lo tenemos más fácil ya que apetecen alimentos más fresquitos, como ensaladas, zumos, gazpacho…etc.

Aquí os dejo unas pautas a seguir muy importantes para no perder los hábitos saludables adquiridos durante el resto del año:

Queremos ayudarte a conseguir tu peso saludable

Ahora os voy a explicar un poco en que consiste esta alimentación saludable para que podáis llevarla a cabo:

  1. BEBER MUCHA AGUA para mantenerse hidratado es super importante, sobre todo en los meses de calor.
  2. VERDURAS Y HORTALIZAS DOS VECES AL DIA: En verano apetecen más los alimentos frescos y en nuestra gastronomía hay valiosos platos como los gazpachos, salmorejo, pisto o ensaladas, que combinan varias hortalizas y verduras. Es el tiempo de comer estos alimentos que nos aportan agua, fibra, hidratos de carbono, vitaminas, minerales y antioxidantes.
  3. LA FRUTA es esencial: al menos tres piezas de fruta cada día. En efecto, la fruta nos ayuda a hidratarnos ya que contiene 80-90% agua y también a mantener las defensas antioxidantes de nuestro organismo. Nos aportan también vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes, como la vitamina C, los polifenoles y los carotenos. Un buen zumo natural, mejor con toda la pulpa y la fibra de la fruta, puede completar esta ingesta.
  4. UNOS PLATOS LLENOS DE COLORES: alimentos vegetales de color rojo, amarillo o naranja, ricos en betacarotenos y otros antioxidantes. No nos olvidemos de las zanahorias, calabaza, pimiento rojo, melón… y espinacas y berros (verdes por su alto contenido en clorofila, pero también por su contenido en carotenos).
  5. Pan y cereales integrales: los bocadillos o sándwiches son una opción muy saludable para las comidas fuera de casa: en el campo, la playa, la piscina… Y usar pan integral aporta fibra y más vitaminas y minerales que el pan blanco.
  6. No olvides las legumbres: las legumbres son un alimento altamente recomendable, por su alto valor nutritivo y su contenido en fibra. En verano apetecen más en forma de ensalada. Se recomienda consumirlas al menos dos veces por semana.
  7. El pescado es un alimento fundamental en la dieta. En verano tienes que aprovecharte de los pescados azules tradicionales: el bonito, la sardina, el boquerón… que son fuente de ácidos grasos Omega 3 y que conviene consumir al menos dos veces por semana. Los pescados son ricos en proteínas, fósforo y yodo. Es posible tomarlo de forma variada: por ejemplo, un sándwich de atún ó ensalada de bonito.
  8. Los helados siempre apetecen con el verano y el calor. Pueden ser una buena fuente de calcio cuando son cremosos. Simplemente vigila que no sustituyan a la fruta de postre y tómalos en cantidades moderadas. Puedes hacerlos de forma casera, serán mucho más saludables y sin azucares añadidos con frutas congelas y yogur.
  9. Dosifica los extras: No te lo comas todo el mismo día que empiecen tus vacaciones, date algún capricho pero siempre con control.

Compensa los excesos: Si un día has comido mal, recuerdo al día siguiente comer lo más saludable posible y beber mucha agua.

Con estos consejos, seguramente en septiembre seguirás con el peso que te fuiste de vacaciones, solo hay que poner un poco de fuerza de voluntad y no perder los hábitos adquiridos, eso es lo más importante.